HISTORIA DEL MESTRE SERRANO, CALLE DE BENIFAIRO DE LES VALLS QUE LLEVA SU NOMBRE

HISTORIA DEL MESTRE SERRANO, CALLE DE BENIFAIRO DE LES VALLS QUE LLEVA SU NOMBRE

enero 7, 2022 0 Por Finestreta de les Valls

Haciendo un recorrido por los pueblos de la Vall de Segó, se encuentra en Benifairo de les Valls, la calle del Maestro Serrano.

 

 

Conocemos los nombres de  calles y plazas pero no a las personas que están dedicadas.

El maestro José Serrano, fue el “melodista del pueblo” creador de las zarzuelas más populares y el que creó la música más representativa de la Comunidad Valenciana.

La música del Maestro Serrano, emociona a todos aquellos que se sienten valencianos. Como el “Himno Regional”, “Valencia canta”, dedicada a la Patrona de Valencia, y “El Faller”, el Himno Fallero.

Al Maestro Serrano se le considera uno de los músicos más brillantes que ha dado nuestra tierra.

Fuente: JOSÉ BEA.

 

 

 

(1)- José Calixto Serrano Simeón, nació en Sueca, el 14 de octubre de 1873.- Murió en Madrid el 8 de marzo de 1941.

Fue un compositor español, conocido por más de cincuenta zarzuelas. Autor, entre otras, de las famosas zarzuelas- La reina mora, La canción del olvido, La Dolorosa y los Claveles, se le considera el heredero musical de Federico Chueca. Las obras de Serrano, tienden hacia un teatro popular, simple pero cargado de emoción dramática, La influencia de Giacomo Puccini y el verismo italiano es evidente en muchas de sus obras. Compuso el himno de la Exposición Regional Valenciana de 1909, que ha sido adoptado oficialmente como Himno de la Comunidad Valenciana.

 

(2)- El maestro Serrano es mucho más que el creador del himno de todos los valencianos. Serrano fue el melodista del pueblo, el compositor de zarzuelas más populares y el encargado de crear la música  más representativa para todos los ciudadanos de la Comunidad Valenciana. El maestro creó el Himno Regional, al que puso letra Maximiliano Thous, con motivo de la Exposición Regional Valenciana celebrada en 1909. Sólo los grandes,  y el maestro Serrano lo era, son capaces de crear con tal naturalidad la música que emociona a todos aquellos  que se sienten valencianos. Tal es así que en el año 1925 fue elegido como nuestro Himno Regional. Una decisión que perdura y que ha encumbrado el nombre de este suecano ilustre.

“La dolorosa; “Los claveles; “Las hilanderas; “La canción del olvido; “La reina mora; “Golondrinas de Madrid”…La lista de zarzuelas que compuso este valenciano es interminable. Consagro su vida al género chico y puso la banda sonora a la vida española de las dos primeras décadas del siglo XX. Es más, sus creaciones eran tan bien recibidas por el público que aquellos que acudían a ver sus zarzuelas, tarareaban a la salida del teatro cada una de sus composiciones. Melodías frescas como la de “La canción del olvido”, interpretadas por los mejores sopranos y barítonos de la época, le consagraron. Nunca buscó el reconocimiento ni la fama que si obtuvieron cada una de sus partituras. Pero sus comienzos no fueron fáciles. Aprendió el oficio de su padre, director de una banda de música. Tuvo que marcharse fuera de Valencia a estudiar y llego incluso a coincidir con otros músicos contemporáneos como Chapí. Antes de alcanzar las mieles del éxito, componía canciones para artistas menores hasta que el triunfo llamo a su puerta con la zarzuela “El motete”.  

Su vida fue tranquila. Era un hombre generoso, afable y muy carismático. Quienes le conocieron aseguran que era muy divertido. No triunfó en el extranjero. O no quiso hacerlo. No le importaba. El era feliz veraneando en Sueca, donde siempre estaba rodeado de amigos. Allí, jugaba a las cartas y, sobre todo pescaba. Una pasión, la de la pesca, que desarrollo durante toda su vida hasta el punto de que, en sus últimos años de vida, le hizo trasladarse a El Perelló, para seguir en contacto con el mar. Siempre rodeado de su gente, su casa de Sueca siempre estuvo repleta de amigos. Su devoción por la música era tal que en aquel inmueble de Sueca conservaba objetos de lo más curioso como muebles convertidos en instrumentos o sillas que de repente, sonaban como timbales.

El compositor valenciano huyó de la polémica. Su vida era la música. Pero no pudo escapar de las comparaciones de la época. Los medios de comunicación del momento quisieron enfrentarlo a otro compositor como Manuel Penella. Serrano estreno “La canción del olvido” en el ya desaparecido teatro Lirico de Valencia al mismo tiempo que Penella hacia lo propio con “El gato montés” en el Principal. La pelea entre los dos nunca fue tal, aunque generó algunos comentarios en aquel momento.

El maestro siempre quiso hacer gala de ese carácter divertido y afable por lo que la única ópera que compuso,  “El canto de los gatos”, no llego a estrenarse hasta que falleció. Fue a título póstumo cuando la partitura llego a los escenarios. Se trataba de una pieza triste y melancólica, por lo que  Serrano decidió que no iba a ver la luz para que su público, el que tatareaba sus zarzuelas a la salida del teatro, no sé quedara con ese recuerdo en la memoria. José Serrano fue el modelista del pueblo, la banda sonora de las dos primeras décadas del siglo XX. Pero, sobre todo, fue el creador del Himno Regional de todos los valencianos.

 

Fuente (1): Wikipedia

Fuente (2): Ramón Almazán

José Bea

 

LA NOSTRA MUSICA, QUE NO HAY QUE OLVIDAR.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial